action="https://s1526847851.t.eloqua.com/e/f2"

El Ministerio de Trabajo y Economía Social y el Ministerio de Igualdad se reúnen con los agentes sociales para iniciar el desarrollo de los reglamentos de planes de igualdad y de registro de salarios. En Conversia te explicamos todos los detalles de ambos proyectos normativos.

Reglamentos para desarrollar los planes de igualdad y el registro retributivo

La Mesa de Igualdad se reunió a principios de junio para comenzar a dibujar dos reglamentos: el que implantará los planes de igualdad en las empresas y el que asegurará la igualdad retributiva en los puestos de trabajo, a través del registro retributivo. Al encuentro asistieron el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez, la directora de Trabajo, Verónica Martínez, y las directoras de gabinete de las ministras de Trabajo e Igualdad, Mariam Ballester y Amanda Meyer, respectivamente, así como representantes de sindicatos y empresas.

Estos reglamentos se materializarán como Reales Decretos y tendrán la finalidad de regular los contenidos de los citados planes que, actualmente, son obligatorios para todas aquellas compañías con más de 100 empleados. Según fuentes del Gobierno español y de los agentes sociales, en el encuentro de la Mesa de Igualdad se determinaron los términos del debate y se fijaron aquellos indicadores y elementos que contribuyan a conseguir  la eliminación de la brecha salarial.

Planes inscritos en el Registros de Planes de igualdad

El Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, introdujo importantes novedades en materia de igualdad. Una de las principales es la introducción de los Planes de Igualdad, a través del artículo 1, en el que se establece la creación de “un Registro de Planes de Igualdad de las Empresas”, fijando que las compañías deben inscribir sus planes en el mencionado registro.

Este RD-Ley 6/2019 también dispone la creación de un reglamento que “desarrollará el diagnóstico, los contenidos, las materias, las auditorías salariales, los sistemas de seguimiento y evaluación de los planes de igualdad; así como el Registro de Planes de Igualdad, en lo relativo a su constitución, características y condiciones para la inscripción y acceso”.

El pasado mes de septiembre de 2019 terminó el plazo fijado por el RD-Ley 6/2019 para la presentación del reglamento que debe regular el registro de los planes de igualdad. Sin embargo, el proceso se ha visto entorpecido por varios sucesos: la compleja coyuntura de la política española a causa de las elecciones generales (28 de abril), cuyo resultado desencadenó que no se consiguiera formar Gobierno por falta de consenso y que conllevó a unas segundas elecciones generales (10 de noviembre). Otro de los factores que ha aplazado la redacción del mencionado reglamento ha sido la crisis provocada por la Covid-19 y el Estado de Alarma impuesto en el país.

Objetivo: la igualdad retributiva

En la reunión también se trató la elaboración de otro reglamento, el de igualdad retributiva. Este determinará los instrumentos para la adecuada evaluación de los puestos de trabajo en las empresas, que eliminen el sesgo de género, así como las herramientas y contenidos de los registros retributivos.

En este sentido, el RD-Ley 6/2019, introdujo un nuevo artículo en el Estatuto de los Trabajadores, el 28.2, que determina que “el empresario está obligado a llevar un registro con los valores medios de los salarios, los complementos salariales y las percepciones extrasalariales de su plantilla, desagregados por sexo y distribuidos por grupos profesionales, categorías profesionales o puestos de trabajo iguales o de igual valor”.

Asimismo, la normativa también establece que las personas trabajadoras tienen derecho a acceder, a través de la representación legal de los trabajadores en la empresa, al registro salarial de su empresa.

En la actualidad, en España hay 7,5 millones de mujeres asalariadas que, en el cómputo global, cobran casi un 22% menos que los hombres. Los datos reflejan que el salario medio de ellos alcanza los 26.391 euros anuales, mientras que el de ellas asciende a 20.607 euros al año.